El Moto – Cross es posiblemente la disciplina más conocida y espectacular del motociclismo de montaña. Consiste en una prueba de velocidad en un circuito cerrado natural con diferentes desniveles.

Normalmente se disputa a 2 mangas de una duración comprendida entre los 20 y 35 minutos. Tras una salida en parado con todos los pilotos en la parrilla, resulta vencedor quien pase primero bajo la bandera de cuadros tras haber completado en el tiempo disponible, el mayor número de vueltas.

Las motocicletas están especialmente concebidas para este tipo de competición, ya que destacan por su ligereza, buenas suspensiones que absorben los numerosos desniveles del terreno e impactos de los saltos y a la vez unos potentes motores que impulsan al conjunto piloto – máquina con la máxima aceleración.

© Gernika Off-Road
Web realizada por
www.consultec.es